Follow Me



Cuando los soñadores emprenden, suelen brindar gratas sorpresas cómo la que nos encontramos Álvaro Gómez (@eltriclinium) y yo en mitad de la estepa toledana. Cabañas de la Sagra es el último lugar en el que nadie en su sano juicio abriría un restaurante a excepción de César Martín. Un chaval que tras trabajar por medio mundo ha decidido volver a su tierra para echar raíces y arrancar un prometedor proyecto con el que reivindicar el producto local en la que fue casa de su bisabuela.

Casa Elena te recibe con un patio típicamente manchego en el que encuentras una pequeña terraza rodeada de árboles, arbustos y macetas. Un sitio fantástico para tomarte algo con una temperatura más agradable de la que yo encontré en mi visita, la cual me obligó a cruzar con rapidez sus puertas exentas de pegatinas en busca de auxilio gastronómico y de una cervecita fresquita fresquita. Allí nos recibió el propio César con su infinita sonrisa para proponernos tomar el aperitivo en el bar junto a una rubia y una tostada artesanal, oferta que por supuesto aceptamos.

Pasamos por una puerta minúscula en la que más de uno se habrá limado los cuernos, para admirar un espacio poco común que brilla por su decoración rústica y limpia. Es inevitable mirar la cocina de leña y no viajar al tiempo, al igual que es imposible no curiosear las ginebras ... la gran mayoría españolas (detalle). Nos sirven primero la rubia (La gorda, cervezas Salvaje) con un buñuelo de mousse de morcilla, crema de orejones y flor de ajo de su huerto que estalla nada más meterlo en la boca. Sabor potente sin desbocarse que marida a la perfección con esta cerveza de Campo de Criptana que da pistas sobre el criterio de la propuesta.

Seguimos con la tostada (La flaca, cervezas Salvaje) que resultó estar aún más buena, y que tuvo la virtud de bajar el exceso de sal de un aperitivo sabroso pero mejorable. Y es que las lentejas con crujiente de salmón y escabeche de conejo a la naranja daban una leche considerable por culpa de una piel que probablemente no limpiaron con el celo que requería. Quizás una reducción que pusiera un punto dulce, hubiera hecho de este bocado algo muy notable.

El barEl bar de Casa Elena
Cerveza Salvaje, La gordaBuñuelo de mousse de morcilla, crema de orejones y flor de ajo de su huerto - Casa Elena
Lentejas con crujiente de salmón y escabeche de conejo a la naranja - Casa ElenaCerveza Salvaje, La flaca
Llegó la hora de entrar a una sala amplia y armoniosa de diez mesas dónde la luz campa a sus anchas gracias a tres enormes y modernos ventanales (por la noche tiene que ser espectacular). Su alto techo nos da una pista de lo que fue en su día, un granero al cual han sabido sacarle todo su partido gracias al gusto de Ana (madre de César); una persona cercana y entrañable que anda echando una mano de vez en cuando por allí y poniendo un encanto que echo de menos en otros locales.

Nos decantamos por el menú degustación de la casa (35€) con maridaje (15€), la mejor opción para conocer la cocina de Ignacio Rosado. Un jovencísimo chef de veinticuatro años que estuvo a las órdenes de Iván Cerdeño en "La Casa del Carmen", con un desparpajo entre fogones que a veces llega a resultar insultante. A más de un@ le gustaría tener la valentía, los sabores y los puntos de cocción que encontramos en Nacho. Un cocinero al que le dejan campar a sus anchas para evolucionar sin limites y ofrecer una propuesta de mercado en constante cambio que querrás repetir.

Empezamos el homenaje con un pan blanco recién horneado (que si lo pilla mi abuelo le dura cinco segundos) para mojar sobre un aceite de oliva de la zona (Pago de Quirós, mezcla arbequina y cornicabra) muy rico. Seguidamente nos trajeron una anchoa doble cero de Santoña sobre tomate eco y pan casero de algas, acompañado de unas huevas de trucha que maridamos con una manzanilla para jugar con la salinidad. Snack sencillo, intenso, con un toque picante muy sutil dónde destaca un excepcional tomate.

Antes del segundo aperitivo, César nos trajo un mosto parcialmente fermentado de Corpus del Muni (Bodegas del Muni, verdejo y Riesling) que jugó a la perfección gracias a su dulzor con el brioche de naranja y azahar, con terrina de foie, rábano, albahaca, fresa y uva blanca que nos presentaron después. Bocado ganador cómo dijo Álvaro gracias a la melosidad y unos toques cítricos muy interesantes. Mucho flow.

Y para cerrar los entrantes volvimos a una corteza pasada de sal que desmerecía a un pedazo de tartar de trucha ahumada y marinada con cítricos acompañada de sus huevos y de su piel crujiente. Hay que reconocer que el planteamiento es de diez en texturas, pero por el camino se pierde un toque acevichado y encurtido que me pareció sublime al probar el tartar a secas. Snack con margen de mejora y bien regado con un verdejo de Rueda (sin D.O.) de Finca las Caraballas.

La sala de Casa ElenaAnchoa doble cero de Santoña sobre tomate ecológico y pan casero de algas, acompañado de huevas trucha - Casa Elena
Brioche de naranja y azahar, con terrina de foie casera, rábano, albahaca y uva blanca - Casa ElenaTrucha ahumada y marinada con cítricos acompañada de su piel crujiente y sus huevas - Casa Elena
Pasamos a los principales que maridamos con un Chardonnay ligerito de Blas Muñoz para acompañar primero a una verduras salteadas con yema de huevo trufada y salsa ponzu que estaban para llorar. Un platazo diez con una cocción perfecta, toque crujiente del pan de cristal y un brutal  huevo cómo hilo conductor. Bravo por el chef, pero más bravo por esos agricultores de la antigua usanza que nos siguen brindando productos tan maravillosos. Monumento nacional ¡!

Sin despistarnos nos vamos a un arroz meloso de conejo y caracoles con crema de guisantes y polvo de trompeta de la muerte. Perfecto punto del grano y un fondo muy apetitoso que se ve redondeado con la sensacional crema. Plato tradicional de caza manchega llevado a su máxima expresión. Súper.

Rematamos los principales con un rape glaseado, aire de guisantes sobre albahaca, espinacas salteadas en aceite de sésamo, puré de limón y barbacoa y salsa ponzu. Seguimos maridando con el chardonnay otro de los platos estrellas del día. Puntos dulces, ácidos y potentes para acompañar a un pescado noble perfectamente cocinado que deja un sabor en paladar que es gloria bendita aunque recuerda rápidamente al primer principal al llevar la misma salsa. Un detalle tonto que borramos con un cortante. Un sorbete de manzana verde, pepino y apio con un poco de rábano y uva que refresca y funciona casi cómo un digestivo.

Verduritas salteadas con yema de huevo trufada y salsa ponzu - Casa ElenaArroz meloso de conejo y caracoles con crema de guisantes y polvo de trompeta de la muerta - Casa Elena
Rape glaseado, albahaca, espinacas salteadas con aceite de sesamo, puré de limon y barbacoa, aire de guisantes y salsa ponzu - Casa ElenaSorbete de manzana verde, pepino y apio con un poquito de rábano y uva - Casa Elena
Cambiamos a los platos de carne con EL vinazo de La Mancha. Volver (Bodegas Volver, tempranillo) a parte de ser el más premiado de su denominación de origen, es uno de mis favoritos y regaba a la perfección la terrina de rabo de toro con foie, dados de melocotón y puré de patata. Volvemos a la tradición pero en esta ocasión con una ligera renovación gracias al frescor de la fruta y ese foie tan utilizado para "levantar" el resultado final. Me llamó la atención que lo sacaran templado, cosa que hacen aposta debido a los calores de la época ... lo agradecí.

Y para acabar la faena gorda, nos brindaron la posibilidad de degustar un pase extra que no suelen tener todos los días debido a la escasa disponibilidad del producto principal. Y es que las mollejas de cordero de lechal con verduras de temporada y su huevo de corral son una delicatessen que por desgracia el cabrero no puede proveer con regularidad al tener pocas cabezas de ganado. Nacho las limpia con celo y las guisa de manera excepcional. Probablemente las mejores mollejas que haya probado en mi vida. ¡¡¿¿Y que a la gente no le guste la casquería??!! Con platos cómo este desde luego que no lo entiendo.

Antes de empezar con los postres volvemos al mosto parcialmente fermentado del principio para añadir más frescor que dulzor. BYE BYE PX. Limpiamos la boca con una crema de limón con merengue suizo que lleva una especie de barquillo machacado que proporcionó una textura brutal a este pre-postre. No os quiero contar ni lo bien que entró ni cómo estaba la crema. Adicción pura ... Álvaro se relamía.

Volver (Tempranillo)Terrina de rabo de toro deshuesado con foie, dados de melocotón y puré de patatas - Casa Elena
Mollejas de cordero de lechal con verduritas de temporada y su huevo de corral - Casa ElenaSorbete de manzana verde, pepino y apio con un poquito de rábano y uva - Casa Elena
La zona dulce del menú empezó (o siguió) con una espectacular tarta de queso manchego con tofe casero de manzana y helado de tomillo que me hizo levitar de placer. Son pocas las veces que encuentras una tarta con una sabor tan destacado, limpio y directo. Una pena que el tofe estuviera tan fuerte ya que adquiría un punto de amargor que desmerecía un pase perfecto. Cómo le dije a César, un nueve con potencial de diez. Directo al #cheesecakeranking!

Y para rematar un menú más que completo con una relación calidad precio que da risa, terminamos con un postre del segundo de cocina. Otro chaval que han rescatado para la causa de César que en este caso viene de Casa Marcial con la receta del arroz con leche medio aprendida. Y ojo, que no tiene la misma textura pero el sabor se le acerca tan peligrosamente que me recuerda al que probé en La Salgar. Riquérrimo.

Tarta de queso manchego con tofe casero de manzana y helado de tomillo - Casa ElenaArroz con leche - Casa Elena

Al acabar no nos pudimos resistir a tomarnos un gintonic junto a César, un tío encantador que a pesar de su juventud, derrocha seguridad por los cuatro costados al hablar de su proyecto. Charlando, charlando y charlando, llegamos a la conclusión de que Casa Elena tiene todos los ingredientes para ser un monumento al "slow food" y uno de los restaurantes que reivindiquen a la gastronomía manchega en el mundo. Pero lo que me parece realmente interesante, es que ese binomio medio demente que forman dueño y chef, saben cómo hacer las cosas al haberlo mamado currando en sitios de éxito. Así que con pulir los detalles tontos y seguir el camino, el futuro que les espera es muy esperanzador.

Los cincuenta y siete kilómetros que separan Cabañas de la Sagra con la capital son apenas cuarenta minutos de coche que os pueden aportar una felicidad impagable. Unos sesenta euros con cervezas y copa incluida. Un chollazo que ningún amante de la buena mesa debe perderse ... yo volveré más pronto que tarde (apunta a 5 estrellas). Ahora sólo falta que vayas tú ... ¿a qué esperas?



Calificación:


DIRECCIÓN: C/ Nueva, 15 - Cabañas de la Sagra (Toledo)
TELÉFONO: 925 355 407

WEB: restaurantecasaelena.com
FACEBOOK: facebook.com/Casaelenarestaurante
INSTAGRAM: instagram.com/restaurante_casa_elena_
TWITTER: twitter.com/casa_elena



Publicar un comentario

Madrileño de nacimiento, alcazareño de corazón y criticón por antonomasia. Amante de la comida y apasionado de la música. Opino sobre casi todo con la mayor objetividad y sinceridad posible. Me muevo más que el baúl de la Piquer. [Carlos Manzano Alonso] (http://1.bp.blogspot.com/-PI6DDvT_ZJg/VSavfot4sGI/AAAAAAAAD1E/EZsMviA8B94/s900/IMG_3291.JPG)