Follow Me

La Bistroteca

Si hay un local con potencial de sobra para ser la apertura del año, sin duda es este. Lo creo así porque detrás está Vanessa San José, una chef inquieta que se ha comido el mundo veinte veces en el aclamado "El Buey Bistró" y que ahora junto a su socia Alexandra Galvis, ha emprendido en este negocio que cuenta con todos los ingredientes necesarios para alcanzar el éxito. Una fórmula que aúna diseño, experiencia, gusto, mano y producto.

La decoración, a cargo de la propia Alexandra, logra que se nos abra la boca al cruzar la puerta. Más allá del siempre espectacular ladrillo visto y la cálida madera, este espacio guarda una cantidad importante de detalles a los que necesariamente hay que prestar atención. Desde el cartel de la antigua Tasca Marina en la que trabajó Vanessa, pasando por los alambiques y lámparas de cobre, hasta llegar a las mesas colgantes en los que reina una huella dactilar que fusiona las marcas de ambas socias. Un sitio realmente chulo y acogedor que se separa del postureo gastronómico desde el primer bocado.

Y es que la experiencia y las maneras que deposita esta cocineraza en el restaurante, son una garantía culinaria de por vida. Su obsesión por no dejar nada a la improvisación hizo que contara con la ayuda de Joaquín Felipe Feira Jr. desde el principio para diseñar una carta atractiva plagada de fingerfood que supiera reflejar la calidad del producto con la que siempre ha trabajado. Cómo resultado tenemos una propuesta sencillamente deliciosa levantada sobre cinco pilares: entrantes, brochetas, burgers, perritos y postres.

De los entrantes hay que destacar los guiños al hermano mayor, unos tequeños que según dicen las malas lenguas son de los mejores de Madrid, y un grandísimo guacamole que te preparan en la mesa al gusto. En mi caso con mucho zumo de lima y cilantro cómo si no hubiera mañana para poder decir aquello de: ¡Viva México cabrones! Un acierto muy difícil de encontrar que dice mucho de un fantástico servicio de sala.

  • La huella de Vanesa y Alexandra
  • El local
  • Detalles de La Bistroteca
  • La Bistroteca
  • Cartel de la antigua Tasca Marina
  • Sala interior
  • Vinos por copas
  • Guacamole
  • Guacamloe
  • Perrito El Taj
  • Burger La Brie
  • Burger La Brie
  • Brocheta de secreto al Strogonoff
  • Panacota de coco
  • Panacota de coco
  • Crema de maracuyá preparada al momento
  • Crema de Maracuyá

Las hamburguesas por su parte se apoyan en la calidad de un proveedor tan importante cómo es Discarlux. Pican su carne a diario para proporcionar a los #burgerlovers 170 gramos de felicidad bien trazada, compactada y fresca que encuentra a sus mejores aliados en el carbón de encina y en el pan de Madre Hizo Pan. Junto a unas acertadísimas combinaciones, podríamos decir que estamos ante una de las mejores de la capital. Al menos así me lo parece después de probar La Brie, una exquisitez con pan de cerveza negra, quesazo, chips de zanahoria, confitura de higos y uvas ... puro placer.

Pero no nos descuidemos porque sus no perritos tienen mucho que decir, especialmente el Taj. Delicias de cordero con ciruelas y almendras en salsa de cebolletas, ron y menta. Un bocado con más presencia carnívora de lo que pueda llegar a parecer, con puntos dulces y un regusto picante de esos que enamoran. Al igual que su brocheta de secreto al Strogonoff, da motivos más que suficientes para querer volver cuánto antes.

Y para terminar ... ¡POS-TRA-ZOS! Su panacota de coco es una auténtica maravilla, pero personalmente me quedo con la crema de maracuyá para el que también tienen un ritual. Le ponen almendra machacada para dar textura, perlas de la propia fruta buscando intensidad y un par de frambuesas para contrastar. Uno de esos finales para los que merece emprender un camino cómo este. Inenarrable.

Sin duda alguna Vanessa lo ha vuelto a hacer. Junto al trabajo realizado por Alexandra a nivel decorativo, creo que ha logrado una oferta capaz de vestir de etiqueta al fingerfood con un ticket medio que sorprendentemente no pasa de los treinta euros por persona a no ser que nos pongamos a tirar de vinazos cómo locos, que haberlos haylos. Un victoria asegurada en una ciudad de alma canalla que demanda este tipo de locales, pero que a diferencia de la gran mayoría de ellos, aquí se come espectacularmente bien. Echarle el guante pronto.



Calificación:


DIRECCIÓN: C/ Espartinas, 7 - Madrid
TELÉFONO: 91 425 86 01

WEB: labistroteca.com
FACEBOOK: facebook.com/la-bistroteca
INSTAGRAM: instagram.com/la_bistroteca
TWITTER: twitter.com/labistroteca



Publicar un comentario

Madrileño de nacimiento, alcazareño de corazón y criticón por antonomasia. Amante de la comida y apasionado de la música. Opino sobre casi todo con la mayor objetividad y sinceridad posible. Me muevo más que el baúl de la Piquer. [Carlos Manzano Alonso] (http://1.bp.blogspot.com/-PI6DDvT_ZJg/VSavfot4sGI/AAAAAAAAD1E/EZsMviA8B94/s900/IMG_3291.JPG)