Follow Me

El local

Al parecer todo había cambiado ... pero afortunadamente nada lo había hecho. Detrás de la blanca apariencia de este nuevo Tepic ubicado en la calle Ayala, se sigue encontrando ese restaurante mexicano fiel al recetario tradicional del que me enamoré hace años. Un amor que ha trascendido con el paso del tiempo, que fue capaz de arañar profundamente en mi curiosidad generándome una evidente adicción a las melosidades y picantes de una gastronomía única y perfectamente reconocible.

La milla de oro le ha sentado fenomenal a este local con nombre de capital azteca ya que no sólo ha ampliado notablemente su espacio, sino que se ha despedido de aquellas chirriantes luces de neón para dar paso a una imagen limpia, elegante y convincente que está a la altura de una propuesta gastronómica que ahora podemos disfrutar en dos pasos.

Entramos por el piso superior para disfrutar del primero de estos. Allí vemos un concepto nuevo con mesas altas y una barra al fondo que es dónde yo empecé a caminar en esta visita. Eché mano de la carta de coctelería y acabé ahogando los nervios del reencuentro con una deliciosa margarita mientras charlaba con los amigos. Un paso para compartir, para comer de una manera más informal y para disfrutar del gran repertorio de tequilas y bebidas espirituosas mexicanas en su amplísima barra.

Con los bordes azucarados bien relamidos, bajé las escaleras casi corriendo para sorprenderme con la sala y empezar con el segundo paso. Abrí la boca cómo un niño chico al encontrarme ese chorro de luz, las mesas de madera sin mantel, las sillas de colores, y un gran armario repleto de pequeños cactus. Sentarse se antoja un lujo necesario del que podemos y debemos saber disfrutar. Embobado entre tanto detalle cogí la carta para afrontar la tarea más difícil ... pedir.

GuacamoleCocktail de camarón
Tostadas de tinga de pollo
El aguacate es el hilo conductor de una cocina con toques dulces, ácidos, de tierra y mar. Empezar con su sabroso guacamole y seguir con el eléctrico cóctel de camarones es fundamental para darse cuenta que aquí el tex se separa del mex. Tradición pura y dura que hace honor a la propia bandera con platos llenos de colores verdes, blancos y rojos, cargados de gustos potentes capaces de engancharte a la mínima que te descuides. México se destapa con intensidad y se riega con un vino de la baja California cómo fue el caso. En este caso acudimos a un petit Sirah 2012 de L.A. Cetto. Un caldo fácil con un precio bastante razonable.

Probé la tostada tinga de pollo y los sopecitos por primera vez antes de los aclamados tacos para salir de los clásicos entrantes a los que suelo recurrir. Éxitos sin rotundidad que ejercieron de transición hacia los mejores bocados de esta casa con los que servidor se emociona y es capaz de cantar una neta ranchera.

Tacos de camarón al pastorTacos de cochinita pibil
¿Quien no ha tomado alguna vez los tacos de cochinita pibil? Para mi los de Tepic son sin duda los mejores porque se aprecia nítidamente todas las horas de trabajo que hay detrás de este plato. Melosidad arrolladora que se funde con el innegable sabor del trigo. Pero mucho ojo cuando el chico malo entra acción porqué el tándem que hace el mar con ese picante apto para valientes provoca que el taco de camarón al pastor sea mi favorito sin ningún tipo de dudas. Cantar y no llorar, repetir es la cuestión.

Así que después de guiñar el ojo durante un rato, llegó el momento de acudir a un par de postres con los que siempre he rematado y endulzado los finales de velada en este restaurante. Los pasteles de tres leches y elote me parecen tan sumamente soberbios, que es un crimen salir de allí sin probarlos. Pletórico cierre que esbozó una gran sonrisa a todos los integrantes de la mesa.

Pastel de tres lechesPastel de elote
Un segundo paso inmejorable e incluso me atrevería a decir que fue insuperable. Reflexionando junto a un reposado, llegué a la conclusión que para mi Tepic es el mejor o uno de los mejores restaurantes mexicanos de Madrid y por ende, de España. Hasta la fecha no he probado una cocina que me conquistara más que esta y por eso lo tengo claro, cuando tenga antojo, iré a verles a su #foodtruck o terminaré volviendo aquí porque de todas las veces que les he visitado ... no me han fallado nunca. Uno de esos sitios dónde cierro los ojos y me dejo llevar.

Estoy convencido que en esta nueva etapa les lloverán muchos más éxitos porque lo más importante no sólo lo mantienen, sino que lo explotan en un pedazo de local que os encantará. Gran comida y gran servicio a un precio razonable que ronda los 40€ con el paquete completo cómo fue nuestro caso. Aunque puede estar sobre los 30€ con el menú degustación y portándose bien con las bebidas. Insisto, muy razonable teniendo en cuenta la calidad, la cantidad y la ubicación. Tepic rinde culto a su país a través de la gastronomía, se nota en cada bocado. Por eso me siento una privilegiado al haber podido saborearlo un vez más. Ya estoy ansioso por ver cuándo es la próxima.



Calificación:


DIRECCIÓN: C/ Ayala, 14 - Madrid
TELÉFONO: 91 522 08 50

WEB: tepic.es
FACEBOOK: facebook.com/restaurantetepic
INSTAGRAM: instagram.com/tepicmadrid
TWITTER: twitter.com/tepicmadrid



Publicar un comentario

Madrileño de nacimiento, alcazareño de corazón y criticón por antonomasia. Amante de la comida y apasionado de la música. Opino sobre casi todo con la mayor objetividad y sinceridad posible. Me muevo más que el baúl de la Piquer. [Carlos Manzano Alonso] (http://1.bp.blogspot.com/-PI6DDvT_ZJg/VSavfot4sGI/AAAAAAAAD1E/EZsMviA8B94/s900/IMG_3291.JPG)