Follow Me

Home Burger Bar, la caída de un mito

Home Burger

Siempre se ha dicho que las comparaciones son odiosas, y en este caso la frasecita va cargada de razón. Home Burger Bar es un sitio al que le tengo mucho apego porque fue dónde me zampé mis primeras hamburguesas gourmet. Aquí abrí los ojos, levanté la cabeza, y fui capaz de ver más allá del burriking y del macdonal ... os aseguro que mi salud se lo agradecerá eternamente. Pero el POblema de verdad vino cuando empecé a comparar con otros sitios, ya que me di cuenta de que las del Home estaban muy ricas, pero que las había mejores. A pesar de esta desmitificación, confieso que sigo teniendo motivos suficientes para volver a sus locales cómo veréis más adelante. ¡Seguid leyendo muchachada!

Home tiene cuatro locales distribuidos por toda la capital: Callao, Chueca, Plaza Castilla y Tribunal. Aquí los amigos llevan dando guerra desde el 2007 y demostrando que una burger puede ser perfectamente sana todo este tiempo. Por eso tanto su pan cómo su carne, son 100% ecológicos al igual que se empeñan en trabajar con proveedores de barrios para maximizar la calidad. Es su gran virtud, algo que defenderán a capa y espada porque acordaros de lo que os voy a decir: les queda cuerda para rato.

El diseño de los locales es bastante particular, no es que me entusiasme precisamente ... sobre todo si es de noche. Utilizan esta luz amarillenta súper tenue, que parece cómo si estuvieras comiendo en penumbras. Igual que cuando llegas de fiesta a casa de tus padres y te comes algo por lo bajini y con el frigo abierto (aprovechando su luz), para no despertar a nadie. Soy un defensor de la buena iluminación, y confieso que en este caso no me gusta. Lo que si disfruto son sus comodísimos sillones, invitan a estar un rato largo allí con los amigos (o quien sea). Por este motivo os aconsejo de que vayáis con reserva porque la rotación de mesas es bastante lenta. Me lo agradeceréis.

La presentación de la carta es una de las más originales que haya visto ya que el menú va impreso en una bolsa de papel. De esas que aparecen en las películas yankees que utilizan para hacer la compra y que se rompen casualmente delante del amor de tu vida ¡ESAS! Bueno, a lo que iba ... la carta es corta y agradecida. Un poco de picoteo clásico, hamburguesas muy bien elegidas, sandwiches y postres. Lo recomendable es ir acompañado (cómo fue el caso) y compartir entrantes (puedes pedir medias raciones) y postres.

La cartaEnsalada de queso de cabra con frutos secos y vinagreta de frambuesa
Aros de cebolla a la cerveza con salsa BBQ

No me seais cartulis y os vayáis de este sitio sin pedir los aros de cebolla. Son los mejores que haya probado en mi vida. Rebozado fino serafino, deliciosa salsa barbacoa y una cebolla con la que lloras de emoción. Francamente ricos ... para mi son el must de su carta. La ensalada de queso de cabra tampoco está mal. La vinagreta de frambuesa siempre funciona bien, y el crujientito de los frutos secos da alegría y sabor a una ensalda muy pero que muy decente.

La carne con la que trabajan para las burger viene desde la sierra de Ávila. Tiene buen sabor aunque no es de mis preferidas. Desde mi punto de vista los complementos están por encima del producto principal, especialmente su esponjoso pan. Las patatas son de las mejores que puedas encontrar, bien frititas y muy sabrosas. Mis dos hamburguesas favoritas son la Red Sweet Chili Burger y la Blue Burger. Esta última visita volvió a caer porque la combinación del queso roquefort, las peras caramelizadas y las nueces me parece súper brutal ... es para ponerse berraco. Manjar de dioses al alcance del humano por cuatro perras gordas.

La que no había probado nunca y que me pedí para compartir con mi cuñaooo, fue la Baja California. Nos la pedimos para reemplazar nuestras ganas de guacamole por algo de aguacate. Una burger rica de sabor (la crema agria funciona muy bien) pero francamente incómoda de comer porque las laminas de aguacate practican el escapismo constantemente. Eso de estar recolocando la burger cada dos por tres no es algo que me guste.

Blue Burger (Carne ecológica con queso roquefort, pera caramelizada y nueces)Baja California (Carne ecológica con lechuga, tomate, cebolla, aguacate, queso Monterey Jack y crema agria de cilantro)
De postre acudimos a los clásicos: tarta de queso con confitura de arándanos y el coulant de chocolate con helado de vainilla. Son correctones, sin más ... no me vuelven loco, pero siempre me los pido cada vez que voy por allí porque creo que es la mejor manera de rematar una comida o cena en el Home. Cómo he dicho al principio, las comparaciones son odiosas.

Tarta de queso con confitura de arándanosCoulant de chocolate con helado de vainilla
En Home no tendrán las mejores hamburguesas, pero si que tienen ricas ensaladas y los mejores aros de cebolla. A parte que es de los pocos sitios dónde hay una amplia oferta para vegetarianos algo que ellos agradecen y los carnívoros aún más ya que no poder ir a un local de burgers o carnaca por tener un amigo o familiar vegetariano ... es una faena gorda. Así que bravo por ellos.

Yo os invito a que los probéis, son buena gente, tienen un hilo musical de lo más rachulón y encima sus locales más céntricos son perfectos para empezar una noche de las que se terminan alargando a base de gin tonics (o lo que sea que toméis), bailoteo y mucha y buena conversación. Local para compartir.


Calificación:


DIRECCIÓN: Calle San Marcos, 25 - Madrid
TELÉFONO: 91 522 97 28

WEB: homeburgerbar.com
FACEBOOK: facebook.com/homeburgerbar
INSTAGRAM: No tienen cuenta
TWITTER: twitter.com/HomeBurgerBar



Publicar un comentario

Madrileño de nacimiento, alcazareño de corazón y criticón por antonomasia. Amante de la comida y apasionado de la música. Opino sobre casi todo con la mayor objetividad y sinceridad posible. Me muevo más que el baúl de la Piquer. [Carlos Manzano Alonso] (http://1.bp.blogspot.com/-PI6DDvT_ZJg/VSavfot4sGI/AAAAAAAAD1E/EZsMviA8B94/s900/IMG_3291.JPG)