Follow Me

Los Zagales

Hace cosa de dos meses conocí este restaurante a través del programa de Tapas y Barras presentado por Mario Sandoval (Coque-Colombus) en Telecinco. Me dejó totalmente alucinado su creatividad a la hora de diseñar una tapa. Una propuesta súper divertida, que no he dudado en visitar a la primera oportunidad que he tenido.

Lo cierto es que nada más entrar me chocó bastante su tradicional decoración, más digna de un asador vasco que de un restaurante creativo. Y es que Los Zagales combina las tapas de diseño con una cocina más tradicional de corte castellano y mediterráneo. Los hermanos González miran hacia delante, pero sin olvidarse que por detrás hay historia. Por eso ofrecen diferentes opciones al gusto del comensal. Desde un menú del día (19,5€ días laborales) completísimo, pasando por una carta tradicional, hasta dos menús degustación en los que puedes combinar cuatro pinchos con un plato del menú del día o comer sólo de tapas.

Esta última opción, la que llaman ellos menú maridaje (32,95€), es la que yo escogí. Ocho de sus premiadas tapas con una degustación final de postres, y maridada por cuatro vinos diferentes (blanco verdejo, tinto de la Ribera roble, crianza y Pedro Ximénez). Una opción perfecta para aquellos que quieren divertirse probando bocados diferentes. Eso si, ojo con los vinos que puedes salir con una bolinga de campeonato. Yo y los maridajes no solemos maridar muy bien.

La primera tapa que probé fue el jabón de pato. Una terrina de foie presentada en una jabonera que emula a una pastilla de gel en la que se puede apreciar el nombre del restaurante bien marcado. Fue la tapa que menos me gustó de todas, pero aún así tenía su punto. La espuma de miel y el helado de membrillo funcionaba muy bien con la galleta, el foie y la mermelada de albaricoque. Tenía un puntito amargo que no me pegaba mucho, sobraba. Aún así ... una muy buena tapa.

Jabón de pato (Terrina de foie y helado balsámicoPiragua de mar (pincho de oro ciudad de Valladolid 2007)

La segunda fue una de mis favoritas. La piragua de mar, premiada cómo pincho de oro ciudad de Valladolid 2007, es fresquita hasta decir basta. Un juego brutal de texturas, sabores e intensidades. Además que la manera de comerla es bastante inusual, ya que te "obligan" a comerlo sin cubiertos, inclinando por una de las puntas el plato para que caiga en el mejor sitio posible. El sorbete de limón y la navaja son el punto fuerte, aunque la espuma de té verde, las huevas de trucha y el pétalo de rosa, contribuyen a hacer que este bocado sea único.

Seguimos con Aroma (mejor pincho diseño Madrid Fusión 2007). Aquí uno ya se empieza a quedar sin palabras. Entras en una espiral de tragar y saborear de la que no sales hasta que cruzas la puerta. Es un chipirón relleno de cococha de bacalao y no se cuantas cosas más (bacon, espárrago triguero y pimiento de piquillo si no recuerdo mal), que va acompañado por un delicioso y potente chupito de salsa vizcaína.

Se trata de comer y oler a la vez el aroma de cerveza que sale del segundo recipiente el cual no se bebe. Cosa que indican ellos con mucho ahínco ya que habrá más de uno que se lo habrá bebido. Para mi la mejor tapa de todas por intensidad. El sabor te arropa, te envuelve, te obnubila de tal manera que pierdes la noción del espacio tiempo. Perfecta.

Aroma (mejor pincho de diseño Madrid Fusión 2007)Breagbad (segundo premio concurso nacional de pinchos 2011)
Estando ya en lo alto, sigues con el BreagBad (segundo premio concurso nacional de pinchos 2011). Aquí te comes literalmente hasta el envoltorio. Muy cómodo para no mancharse y más curioso aún por su concepto. Seguro que habrá a gente que le cueste comérselo. Es un bocata clásico de calamares, con una valiente salsa brava que es un auténtico escándalo. Amigos de lo picante, esta es vuestra tapa.

No me explicaron cómo hacían la bolsa de "plástico". Supongo que será de fécula de arroz que es lo más común para este tipo de cocina.

El quinto de la tarde sería Obama en la Casa Blanca (pincho de oro ciudad de Valladolid 2009). Un huevo trufado a baja temperatura, crema de champiñones y hojaldre. Una tapa muy gabacha que sabe a auténtica gloria. Además va acompañada por pan para quien quiera hacer barquitos. Très magnifique!

Obama en la Casa Blanca (pincho de oro ciudad de Valladolid 2009)Mc Churro (mini-burger de lechazo churro)
Con el sexto empiezan las tapas fuertes. El arreón o traca final. Esta curiosa mini hamburguesa bautizada cómo Mc Churro, es algo exquisito. El sabor a lechazo es impresionante y hace que los tres bocados que tiene, sean únicos. Ideal para los más carnívoros. La amiga va acompañada por un estupendo granizado de Ribera del Duero y unas patatas fritas que no me dijeron mucho en comparación con el resto.

El último plato es la joya de la corona: el tigretostón. Con este, Los Zagales ganó el concurso nacional de tapas en el año 2010. Son el único establecimiento en todo Valladolid con este premio. Es decir, son los reyes de la tapa, en la ciudad de la tapa.

Con su envoltorio (tigretón), este pincho o barrita va cargado de energía. Pan negro, cebolla roja confitada, crema de queso y la protagonista principal, su majestad la morcilla. Estos son los ingredientes de un trampantojo único, divertido y cargado de sabor. Tiene un genial toque amargo del pan frito que se mezcla con la untuosidad de la crema de queso que es la eclosión final. Ideal para los amantes de la buena morcilla. ¡BRA-VO!

Tigretostón (ganador concurso nacional de tapas 2010)Surtido de postres artesanos
Y para terminar de salir rodando, este menú maridaje termina con una degustación de postres. Aquí el paladar no lo tenía muy fino, pero a pesar de la melopea, pude apreciar que lo que tenía adelante era auténtica canela en rama.

Empecé de izquierda a derecha, según el sentido que marcaba el tenedor de azúcar glas (ver foto). Una tarta-flan de queso con caramelo deliciosa, una mousse de limón espectacular, un brownie con helado que merecía un monumento y del otro ya ni me acuerdo. Una vez que te tomas el brownie, estás perdido. Mi recomendación es que lo dejéis para lo último.

La experiencia en Los Zagales fue muy grata, demasiado para mi gusto (en el buen sentido). Sinceramente tardaré mucho en olvidarla. Y es que este menú maridaje es una opción diferente, imperdible y muy atractiva de precio dentro de la oferta gastronómica de Valladolid.

Que sólo queréis probar una o dos tapas, pedirlas en la barra de su bar. Que queréis algo más tradicional, pues tenéis el menú del día. Son muchos los sitios que tengo que visitar por allí, el siguiente casi seguro que será La Botica de Matapozuelos (1 estrella michelin). Pero estoy seguro que volveré, al menos para probar su menú. Su versión más castiza.



Calificación:


DIRECCIÓN: Calle de la Pasión, 13 - Valladolid
TELÉFONO: 983 351 525

WEB: loszagales.com
FACEBOOK: facebook.com/rteloszagales
INSTAGRAM: No tienen cuenta
TWITTER: twitter.com/rteloszagales



Publicar un comentario

Madrileño de nacimiento, alcazareño de corazón y criticón por antonomasia. Amante de la comida y apasionado de la música. Opino sobre casi todo con la mayor objetividad y sinceridad posible. Me muevo más que el baúl de la Piquer. [Carlos Manzano Alonso] (http://1.bp.blogspot.com/-PI6DDvT_ZJg/VSavfot4sGI/AAAAAAAAD1E/EZsMviA8B94/s900/IMG_3291.JPG)