Follow Me

El Ñeru, un menú del día que pincha en hueso

Restaurante El Ñeru

En la céntrica y estrecha calle Bordadores de Madrid, se ubica este mítico asturiano. Un restaurante que va más allá de su local, capaz de asaltarte en mitad de la calle con su prominente olor a cabrales. Todo un referente de la cocina de siempre. Esa que se defiende ante las grandes franquicias de comida rápida, con un puchero y una cuchara de madera.

Su angosto bar, el cual has de cruzar para bajar al restaurante, es un auténtico chigre dónde el orgullo asturiano queda patente en sus paredes. Desde los típicos chorizos y morcillas, hasta un enorme letrero de neón con su logo, pasando por las míticas bufandas del Ovideo y del Sporting. Cutre salchichero pero con un innegable encanto que sólo un sitio con más de 40 años de historia se puede permitir.

El restaurante es un entramado de salas subterráneas que sorprenden a propios y extraños. Nadie se espera tal cantidad de mesas después de bajar por sus estrechas escaleras. Las fotos, los murales, las sillas, el mantel ... a la escena sólo le faltaba un cocinero bigotudo y barrigudo que cantara las comandas para confirmar que efectivamente, estaba sufriendo un déjà vu. Y no lo digo cómo algo malo ya que si modernizáramos este local, le quitaríamos toda su magia que al fin y al cabo es el quid de la cuestión.

Una vez pasado la experiencia casi religiosa, me dispuse a pedir el menú del día mientras que me comía una tapa de cabrales. De primero y siguiendo la recomendación del camarero, opté por el pote asturiano que lo tenían de temporada. De segundo me incliné por el bonito con tomate. Y para el postre elegí la especialidad de la casa: arroz con leche.

Tapa de cabralesPote asturiano Arroz con leche
Un menú completito que gira alrededor de la riquísima tapa, y de un delicioso pote que fue el protagonista de una peli con guión decreciente. Y es que tanto el segundo cómo el postre tenían pegas para mi gusto. El bonito me lo sirvieron en modo zapatilla, es decir, pasadísimo de cocción. Y el arroz con leche directamente no me gustó. Tenía una capa de caramelo (no me gusta el caramelo) tan gruesa que para romperla casi pido un martillo pilón. Luego el arroz empalagaba tanto, que con dos cucharadas tuve suficiente a pesar de que odio dejar comida en la mesa.

Afortunadamente el cuchareo fue tan formidable, que podría llegar a perdonar el resto. La patatita, la morcilla, el chorizo ... el plato hasta arriba y con colmo. Me lo comí cómo todo un campeón porque pocas cosas hay mejores en la vida que un buen cuchareo. Y aquí doy fe que lo garantizan. Es más, que hayan galardonado su fabada cómo la mejor del mundo también lo demuestra, aunque en honor a la verdad, no competían con los restaurantes del principado. Casa Gerardo o Marcial (cómo mínimo) deberían de estar a un nivel superior.

En fin, toda esta experiencia sale por el módico precio de 16€ que es bastante razonable si tenemos en cuenta que hablamos de Madrid cómo diría el gran Sabina. Si tienes ganas de tomarte un buen puchero con historia, este sin duda es tu sitio. Para mi El Ñeru, es y será siempre, un sitio fundamental dentro de mi particular ruta de la tapa, la cual siempre suele empezar con una croqueta y una tajada de bacalao en Casa Labra.

No va a entrar tan fuerte en el ranking de #Menudeando en Madrid, pero sin duda es un sitio al que hay que ir mínimo una vez al año. Es la forma más barata de saborear Asturias, sin moverte de la capital.



Calificación:


DIRECCIÓN: C/ Boradores, 5 - Madrid
TELÉFONO: 91 548 19 77

WEB: restauranteelneru.com
FACEBOOK: facebook.com/nerumadrid
INSTAGRAM: instagram.com/restauranteneru
TWITTER: twitter.com/NeruMadrid



Publicar un comentario

Madrileño de nacimiento, alcazareño de corazón y criticón por antonomasia. Amante de la comida y apasionado de la música. Opino sobre casi todo con la mayor objetividad y sinceridad posible. Me muevo más que el baúl de la Piquer. [Carlos Manzano Alonso] (http://1.bp.blogspot.com/-PI6DDvT_ZJg/VSavfot4sGI/AAAAAAAAD1E/EZsMviA8B94/s900/IMG_3291.JPG)