Follow Me

El Carmen de Montesión, un desvío que merece la pena

El Carmen de Montesión

Este tipo de sitios son los que justifican un desvío en el camino. Lo fácil hubiese sido ir de Talavera a Madrid por la carretera de Extremadura cómo tantas veces he hecho. Pero claro, teniendo la posibilidad de probar el menú tradicional (27,5€) de "El Carmen de Montesión" que tiene nada más y nada menos que una estrella michelin. Pues cómo que los veinte kilómetros de más están totalmente justificados.

Este menú tradicional, es cómo el hermano finolis del mítico menú del día o ejecutivo. Consta de un snack de bienvenida, un primer plato, un segundo y un postre (agua y vino incluido). Lo perfecto sería que fueseis acompañados (cómo fue el caso) para así coger las dos opciones que proponen y compartirlas. Lo que viene siendo disfrutar el doble.

No es un menú digno de una estrella michelin (para eso está el menú degustación), pero si que nos da la posibilidad de comer grandes platos a un precio bastante asequible. Es la cercanía que reclama mucha gente con la que hablo, a la alta gastronomía. Iván Cerdeño junto al grupo "El Bohío" así lo entienden y ponen a nuestra disposición un abanico de posibilidades que siempre es de agradecer.

La comida empezó de manera espectacular con un encurtido de arenque, pepino y albahaca. Un bocado realmente exquisito que consigue abrir el apetito a cualquiera. Todo estaba ligado a la perfección y daba un juego en la boca que no hay palabras que puedan describirlo. Un snack sencillo que invita a levantar la mano para cambiar al menú más alto.

Untitled

De primeros pedimos unos judiones con chipirones y carpaccio de vaca, pimienta rosa, frambuesas y queso Manchego.

El primero era un guisazo con todas las de la ley. La judía estaba perfecta, y el caldo era un escandalazo que sabía a chipirón concentrado. Todo junto y con el cambio de textura que proporcionaba el propio chipirón, cada cucharada hacía que los ojos se te diesen la vuelta de placer. Pura manteca.

El carpaccio he de reconocer que me dejó indiferente. Había un elemento que estaba muy subido (diría que la pimienta rosa) y afeaba el resultado final. Era complicado apreciar el sabor de la carne mucha de las veces e incluso llegaba a amargar algo más de la cuenta en otras. Se comía mejor por los ojos que por la boca.

Judiones con chipironesCarpaccio de vaca, pimienta rosa, frambuesas y queso Manchego
Los segundos fueron: Lubina asada, tartar de tomate y vinagreta de ajo, romero y tomillo; y carrillera de cerdo estofada, curry y zanahoria.

A diferencia de los primeros platos, aquí no sabría muy bien por cual decantarme. La lubina era un plato con un sabor muy suave, elegante y lleno de matices. Mientras que la carrillera era pura intensidad y los sabores se peleaban por tener protagonismo. Un ejemplo claro de que compartir platos siempre es la mejor opción.

Son dos platos que hablan francamente bien de la cocina de esta casa.

Lubina asada, tartar de tomate y vinagreta de ajo, romero y tomilloCarrillada de cerco estofada, curry y zanahoria
Y de postre: Yogurt, pasión y frutos rojos; y queso, miel y manzana verde.

Ambos son grandes postres, pero sin duda me quedaría con el primero (sin embargo a mi acompañante le gustaba más el otro). Un postre con sabor, texturas y unos puntos ácidos francamente divertidos. Todo sin renunciar al intenso sabor de mi querido maracuyá que tantas veces he encontrado y probado en Brasil.

Quizás el problema del segundo es que no sea el más idóneo para invierno ya que se metían los dientes para dentro con el fresquito. Pero quitando ese pequeño detalle, la mezcla del queso, con la miel y manzana, daba un final muy dulce y nada empalagoso a una gran comida.

Yogurt, pasión y frutos rojosQueso, miel y manzana verde
En resumen se podría decir que esta comida es un auténtico chollo si comparamos la calidad con el precio. En otros restaurantes eligiendo de carta algo parecido, nos harían una buena clavada en el ticket final. Por veintiocho euros, aquí te das un homenaje que te dibujará una sonrisa en la cara (cómo fue el caso) durante toda la tarde. Así que si vais a Toledo entre semana, ya sabéis dónde debéis de perderos.

No tengo ningún tipo de dudas de que algún día volveré y probaré el menú degustación, que por cierto, lo pusieron en la mesa de al lado y tenía una pinta espectacular.



Calificación:


DIRECCIÓN: C/ Montesión, 107 - Toledo
TELÉFONO: 925 223 674

WEB: elcarmendemontesion.com
FACEBOOK: facebook.com/El-Carmen-de-Montesión
INSTAGRAM: No tienen cuenta
TWITTER: twitter.com/CarmenMontesion



Publicar un comentario

Madrileño de nacimiento, alcazareño de corazón y criticón por antonomasia. Amante de la comida y apasionado de la música. Opino sobre casi todo con la mayor objetividad y sinceridad posible. Me muevo más que el baúl de la Piquer. [Carlos Manzano Alonso] (http://1.bp.blogspot.com/-PI6DDvT_ZJg/VSavfot4sGI/AAAAAAAAD1E/EZsMviA8B94/s900/IMG_3291.JPG)